Reparacion de un enchufe

Un enchufe puede llegar a deteriorarse por un problema dentro del circuito eléctrico o por una utilización indebida por parte de las personas que habitualmente lo manipulan. Muchos de ellos tienen una clavija que a su vez cuentan con una cobertura de plástico que no se puede desmontar, lo que hace que sea necesario reemplazarla por otra nueva. A continuación vamos a ver los posibles problemas que se pueden tener con un enchufe, cómo se pueden reparar y algunos consejos para evitar que se estropeen.

Problemas en el enchufe

Cuando se detecta algún fallo en un enchufe es necesario repararlo, y no solamente cuando este aparato deja de funcionar, ya que lo que puede suceder es que haga un “falso contacto”, es decir, que funcione cuando el cable se encuentra en cierta posición y que no lo haga, cuando está en otras.

Cuando se habla de circuitos eléctricos, al decir “enchufe” se está designando un conjunto de dos partes que conforman la conexión, aunque en este caso y para simplificar, vamos a llamar así al enchufe macho o clavija, y a la otra parte toma de corriente.

Para arreglar un enchufe lo que hay que hacer primero es desmontarlo para revisar la parte interna, encontrar el error y solucionarlo. Pero lo cierto es que cada vez con más frecuencia los aparatos eléctricos tienen enchufes muy difíciles de desmontar para hacerlos más seguros, pero que a la vez provoca que muchas veces parezca que no hay otra solución más que comprar uno nuevo. Pero no es cierto, se puede sustituir por otro que se compra en una ferretería, preferiblemente que sea desmontable y aunque es un poco menos seguro en teoría, no va a implicar mayores riesgos y va a permitir que se siga usando el equipo que no haya sufrido ningún problema más que en la clavija que conecta a la red.

En cualquier caso, si se ha desmontado el enchufe o se ha comprado otro nuevo, hay que tener el cable suelto para llevar a cabo la conexión nueva. Habrá que quitar del cable el material aislante para que unos tres o cuatro centímetros de los hilos que van dentro del cordón, se queden a la vista. Estos hilos van recubiertos por otros aislantes de colores para su identificación. Así el negro, gris o marrón es el cable de fase, el azul es el neutro y el verde y amarillo es el de tierra.

Al poner en el enchufe nuevo los cables, hay que enrollarlos alrededor de las patas y el tornillo, y ajustarlo para estar bien seguros de que no se van a aflojar con su uso. Los hilos neutro y de fase deben estar conectados a las patas del enchufe indistintamente del lado al que se haga, mientras que es muy importante que el de tierra vaya conectado con el tornillo que está en la parte central del enchufe. Cuando estén aseguradas las conexiones, solo habrá que montar el enchufe para usar el nuevo aparato.

Consejos para prevenir que se estropee un enchufe

Un enchufe puede resultar dañado por causas externas como un uso prolongado, por subidas de tensión, etc, pero también por hábitos incorrectos. Por eso es imprescindible no tirar nunca del cable para desenchufar cualquier aparato, sino que hay que sujetar el enchufe y retirarlo ejerciendo fuerza sobre él.

Si son necesarias varias tomas de corriente, es recomendable usar regletas que tengas interruptores propios y no utilizar ladrones que pueden llegar a ocasionar sobrecargas y quemarlo. Además hay que tener en cuenta que cada toma de corriente aguanta solo una cierta potencia, por lo que se producirá también una sobrecarga si se somete a más capacidad.

Si no se va a encender durante un tiempo prologando un aparato, lo mejor es que permanezca desenchufado. Hay que evitar igualmente que el cable quede demasiado tenso cuando se enchufa el aparato ya que la presión que se ejerce va deteriorando el estado de la clavija poco a poco así como la toma de corriente. Los cables tampoco deben quedar suspendidos en el suelo para que nadie se pueda enganchar con ello, algo que puede provocar la caída del aparato y la rotura del enchufe.

Por muy ligero que sea, tampoco hay que dejar nunca el aparato colgado del cable que se encuentra conectado a la red eléctrica, ni colocar ninguna fuente de calor cerca de los enchufes ya que el plástico puede llegar a deformarse y estropear el enchufe, incluso puede traer consecuencias más graves como incendios o descargas eléctricas.